Imaginemos que al año su empresa cierra tres semanas en agosto. No obstante, este año debe atender un pedido y abrir esas semanas, ¿cómo debe gestionar esta situación?

Es importante recordar que sus empleados tienen derecho a disfrutar cada año de 30 días de vacaciones naturales, salvo que su convenio amplíe su duración. De esta forma:

  • El período de disfrute debe fijarse de común acuerdo con los trabajadores.  En caso de que no llegue a un acuerdo con sus trabajadores, usted podrá fijarlo de forma unilateral (eso sí, los afectados podrán reclamar ante los tribunales mediante un procedimiento especial y urgente).
  • Una vez fijadas las vacaciones, sus empleados deben conocer las fechas de disfrute con al menos dos meses de antelación a su comienzo (o el plazo que fije su convenio, que puede ser superior).

Más de dos meses

Si una vez fijadas las vacaciones necesita modificarlas (por un pedido inesperado, por ejemplo) y todavía faltan más de dos meses para el disfrute:

  • Actúe del mismo modo que para la fijación inicial de las vacaciones. Es decir, intente un acuerdo sobre las nuevas fechas de disfrute; si los afectados no aceptan, impóngalo.
  • Los trabajadores podrán impugnar esa decisión. Pero si usted puede acreditar las causas económicas o productivas que justifican su decisión, seguramente esa impugnación no prosperará. Además, el hecho de que en los años anteriores se hayan disfrutado las vacaciones en el mes de agosto (o en unas fechas determinadas) no se considera una condición más beneficiosa, por lo que los trabajadores no podrán alegar a su favor que siempre las han disfrutado en el mismo período.

Menos de dos meses

Ahora bien, si quedan menos de dos meses para el inicio de las vacaciones, sólo podrá implantar el cambio si los trabajadores lo aceptan de forma voluntaria. Esto es así porque la ley exige que conozcan las fechas de disfrute con dos meses de antelación (para poder compartirlas con la familia, para planificar viajes, etc.). Por tanto, no podrá implantar el cambio de forma unilateral, ni siquiera a través de una modificación sustancial de condiciones de trabajo.

Por tanto, si todavía quedan más de dos meses para el inicio de las vacaciones, exponga sus motivos e intente alcanzar un acuerdo con los trabajadores. Si esto no es posible, implante el cambio.

Domicilie su sociedad en Madrid

Domicilie su sociedad con nosotros desde 100€/mes

CONTACTAR

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This